La cabeza de la Catedral de Zamora ¿Conoces la leyenda?

La cabeza de la Catedral de Zamora está envuelta en misterio. Y es que no hay una sola leyenda, sino varias las que encontramos en torno a esta cabeza que asoma por la Puerta del Obispo de la Catedral zamorana.

La cabeza que ya se ve muy desgastada debido al paso del tiempo se localiza en la impresionante fachada sur de la Catedral zamorana. Mirando de frente a la fachada, la cabeza de piedra está a la derecha dando la horrible sensación de que ha quedado aprisionada en la ventana y es que, tal vez eso fue lo que sucedió…

cabeza de la catedral de zamora

Leyendas de la cabeza de piedra de la Catedral de Zamora

El ladrón enamorado

Cuenta una leyenda que en 1173 había un joven apuesto pero sin riquezas cuyo nombre era Diego de Alvarado. El joven se enamoró de doña Inés de Mansilla, pero al no carecer de bienes, se hacía imposible su matrimonio. Sin embargo, Diego pensaba cambiar su destino para poder contraer matrimonio con su amada.

Asiduo a las obras que se realizaban por aquel momento para edificar la Catedral y siendo testigo de cómo eran guardados cofres de oro y joyas que enviaban el Rey y Doña Sancha para sufragar los gastos de la construcción, ideó un plan. Así, Diego se escondió dentro de la Catedral esperando a que llegase la noche para robar el dinero. Una vez tuvo el botín, fue hasta la puerta del Obispo para arrojar por la ventana a sus compinches los sacos de monedas y alhajas. Sin embargo, cuando trató de escapar por la ventana que, aún no estaba terminada, el hueco se estrechó tanto que Diego quedó atrapado cayendo su cuerpo al suelo y quedando su cabeza aprisionada.

Cuentan que fue el Obispo quien ordenó que la cabeza se quedara allí como lección y advertencia. Así, con el paso de los años, la cabeza se endureció convirtiéndose en  piedra y formando para siempre parte de la fachada. La fortuna de sus cómplices tampoco fue buena. A los pocos días los pillaron y como castigo fueron colgados. ¿Y la pobre Inés? Sintiéndose culpable de la dicha de su amado, ingresó en un convento del que ya nunca salió.

El príncipe moro

En el año 901, aprovechando la ausencia del rey Alfonso III, el príncipe moro Ahmed Ben Moaviah, conocido también como Alkamán, asedió Zamora. La ciudad fue cercada por las tropas musulmanas pero las tropas del Rey acudieron en su defensa. Tras una intensa batalla que se prologó durante cuatro días, las tropas cristianas vencieron en una batalla que pasó a la historia como el ‘Día de Zamora’. Las cabezas de los musulmanes derrotados fueron colgadas en las murallas. Con el paso de los años, la cabeza erosionada, que se ve en la Puerta del Obispo, fue atribuida al príncipe moro como recuerdo de la histórica batalla.

leyendas cabeza de piedra

Otras leyendas sobre la cabeza de la Catedral de Zamora

Estas dos son las principales versiones sobre la identidad de la cabeza que con el paso de los años ha borrado todos sus rasgos. Sin embargo, hay otras narraciones populares que cuentan que podría ser la cabeza de un caudillo traidor que intentó cercar Zamora y se le condenó a ser lapidado. Otra versión vuelve a las historias y correrías musulmanas siendo otro de los que intentaron conquistar Zamora el que acabase con la cabeza de piedra.

Leyendas sobre las que mucho se ha hablado a lo largo de los años y que incluso han inspirado obras. Ejemplo de ello, es el poema del zamorano Claudio Rodríguez que lleva por título ‘El robo’  y en el que se pueden leer los siguientes versos:

No has podido salir de la marea
de esta ventana milagrosa y cierta
que te ahoga y te ahorca.
La erosión de la piedra
eres tú,
solo y ocre en el ábside.
(Texto completo de ‘El robo’ de Claudio Rodríguez)

¿CON GANAS DE MÁS LEYENDAS SOBRE ZAMORA?

➡ La Puerta de Doña Urraca

➡ Portillo de la Lealtad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *